Cambios en la división territorial mexicana en la primera mitad del siglo XIX

1.- Introducción

Los cambios territoriales en Nueva España y México no se limitan a la pérdida de California, Nuevo México y Texas, así como a la unión de Chiapas al territorio mexicano. Tanto Nueva España como México cambiaron en sus divisiones territoriales a lo largo de su existencia.

En las siguientes líneas se tratarán los cambios territoriales más importantes que tuvieron lugar en la Nueva España del siglo XVIII y a lo largo de la existencia de la nación mexicana.

Primeramente, es importante realzar que en la división territorial de la Colonia bastaba con la enumeración de las cabeceras, la lista de los pueblos, villas y rancherías sujetos a ellas, por lo que su administración puede concebirse sin necesidad de una división del territorio y la ley sólo consagra por motivos administrativos una situación existente por eso la división territorial colonial no tiene el aspecto político que esencial en el sistema republicano constitucional.

En la Colonia las provincias surgieron como resultado de fenómenos históricos reflejados sobre el territorio y reclamaron un reconocimiento legal; mientras que en la República las entidades se crean o desaparecen exclusivamente por ministerio de la ley.

En la Colonia no se podían ubicar con precisión los límites administrativos, pero tampoco en la República, sino hasta finales del siglo XIX, cuando los estudios geográficos comenzaron a incidir en la calidad de la información que se tenía sobre el territorio.

2.- La convocatoria de 1821 y el Primer Imperio Mexicano

Con el derrumbe del régimen colonial, era necesario construir la nueva nación y el nuevo Estado. Por eso la ley de Convocatoria del día 17 de noviembre de 1821, para que hubiera unión entre las Provincias, convocó a: México, Guadalajara, Veracruz, Puebla, Nueva Vizcaya, Sonora, Valladolid, Oaxaca, Zacatecas, San Luis Potosí, Guanajuato, Mérida de Yucatán, Tlaxcala, Nuevo Reino de León, Santander, Coahuila, Texas, Nuevo México, Californias, Querétaro y Chiapas. Esta división tenía un carácter de provisional y estaba conformada por  21 provincias. Fue a partir del 5 de enero de 1822 que se añadieron las demás Provincias que formaban parte de la capitanía de Guatemala.

Esta Capitanía, aunque formaba parte del imperio Español, no pertenecía a Nueva España, como tampoco pertenecía Chiapas, que, a la sazón, era parte de la Capitanía de Guatemala. Para junio de 1823 las provincias mexicanas solo eran las 20 primeras. Pues, en rigor, solo hasta este mes podía contarse legalmente a Guatemala como perteneciente a México, ya que a tras el Plan de Casa Mata, Guatemala (incluyendo a Chiapas) se separaron de México.

3.- La transición al Federalismo

Los criollos en el poder cambiaron algunos nombres, con el fin de regresar las cosas a la época previa a la conquista, lo cual era un pensamiento común en la época, según indica Manuel Orozco y Berra.

Antes del Acta Constitutiva de la Federación las Provincias eran: Alta California, Baja California (durante el imperio unidas como “las Californias”), Coahuila, Durango, Guanajuato, Guadalajara, Nuevo León, México, Nuevo México, Michoacán (antes Valladolid), Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Santander, Sinaloa, Sonora (estas últimas dos eran antes Sonora), Tabasco (que surgió de Mérida de Yucatán), Tejas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán, Zacatecas, Chihuahua y el Istmo. Esta división provisional constaba de 25 Provincias.

4.- El Acta Constitutiva de la Federación

Luego de que se disolvió el Imperio, con el fin de unir de nuevo a las provincias en el gobierno que se pretendía instaurar, el Acta Constitutiva de la Federación debía servir para garantizar el éxito del sistema federal. En esta se comenzó a hablar de Estados y Territorios, que fueron en los que se dividió el territorio que se federaría en una entidad a partir de la Constitución. Por eso, con carácter de provisional,  se aprobó en los siguientes términos: “Los estados de la Federación, son por ahora los siguientes: el de Guanajuato; el Interno de Occidente; el Interno de Oriente; el Interno del Norte; el de México; el de Michoacán; el de Oaxaca; el de Puebla de los Ángeles; el de Querétaro; el de San Luis Potosí; el de los Tamaulipas; el de Tabasco; el de Tlaxcala; el de Veracruz; el de Xalisco; el de Yucatán; el de Zacatecas.” Las Californias y el partido de Colima (sin Tonila, unido a Jalisco), formaron los Territorios sujetos a la federación.  Por lo tanto, en el Acta se previeron 17 Estados y dos Territorios.

Recapitulando: Con el Acta, la Alta California y Baja California volvieron a unirse en Las Californias; Las Provincias de Coahuila y Nuevo León se convirtieron en el Estado Interno de Oriente; mientras que el Estado Interno del Norte surgió de la unión de Durango, Chihuahua y Nuevo México; Guadalajara se convirtió en Xalisco; la Provincia del Istmo desapareció y Colima surgió de Xalisco.

A través de el Acta podemos notar más cambios de nombres, como el de Yucatán por Mérida. Sin embargo, los territorios no dejaron de modificarse tras la publicación de las Actas y las Constituciones. El 7 de mayo de 1824 se declararon Estados de la Federación a Nuevo León y a Coahuila con Tejas. El 22 de mayo de 1824 decretó la separación de Durango del Estado Interno del Norte, con lo que éste formó un estado aparte. El 6 de julio de 1824 Chihuahua se convirtió en Estado y Nuevo México se volvió Territorio. Además, desde el 14 de septiembre de 1824, se añadió a México la provincia de Chiapas (sin el partido del Soconusco), que por plebiscito, decidió su unión a México.

Recapitulando: En los días anteriores a la promulgación de la Constitución General, el territorio Mexicano se conformaba de una provincia:  la de Chiapas; de 19 Estados: Coahuila con Tejas, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Interno de Occidente, México, Michoacán, Nuevo León, Oajaca, Puebla de los Ángeles, Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz, Xalisco, Yucatán, De los Zacatecas; y de tres Territorios: Las Californias, Colima (sin Tonila) y Nuevo México.

5.- Constitución de 1824 y su vigencia de once años

El artículo 5° de la “Constitución de los Estados Unidos Mexicanos”, (aprobada el 2 de octubre de 1824) dividió el territorio mexicano en 19 Estados y cuatro Territorios: “el Estado de Chiapas, el de Chihuahua, el de Coahuila y Tejas, el de Durango, el de Guanajuato, el de México, el de Michoacán, el de Nuevo León, el de Oaxaca, el de Puebla de los Ángeles, el de Querétaro, el de San Luis Potosí, el de Sonora y Sinaloa, el de Tabasco, el de Tamaulipas, el de Veracruz, el de Xalisco, el de Yucatán y el de los Zacatecas; el Territorio de la Alta California, el de la Baja California, el de Colima y el de Santa Fe de Nuevo México”. La Constitución fijó también, que una ley constitucional determinaría el carácter de Tlaxcala, que no quería depender de Puebla.

Recapitulando: Con la Constitución, Chiapas dejó de ser Provincia y se convirtió en Estado; el Estado Interno de Occidente se convirtió en el Estado de Sonora y Sinaloa; el Territorio de las Californias se dividió en el Territorio de la Alta California y el de la Baja California; mientras que la situación de Tlaxcala, que sí existía previo a la Constitución,  se dejó pendiente.

Tras la Constitución de 1824 se expidieron leyes importantes en materia de división territorial que vinieron a modificar la división territorial establecida en éste código:

-El 18 de noviembre de 1824 se eligió la ciudad de México como un distrito circular con radio de dos leguas para que allí residieran los poderes de la federación. Con esto surgió el Distrito Federal.

-El 24 de noviembre de 1824 se declaró a Tlaxcala Territorio de la Federación.

-El 13 de octubre de 1830, pese a que aún se debía demarcar el distrito que comprenderían, Sinaloa formó un sólo estado y Sonora también formó su propio estado.

-El 23 de mayo de 1835 la ciudad de Aguascalientes y los pueblos de su jurisdicción se separaron de Zacatecas y quedaron gobernados bajo la inspección del Gobierno General, como Territorio. Aunque esta separación aún debía ser aprobada por las legislaturas de los estados, existía de hecho.

Recapitulando: Durante este periodo, el Estado de Sonora y Sinaloa se dividió en dos Estados, Tlaxcala se volvió Territorio y surgieron dos nuevas entidades: el Distrito Federal y Aguascalientes. Por eso, para el 3 de octubre de 1835 (cuando se estableció el centralismo y se decretó el cese de las legislaturas de los Estados) el territorio mexicano se componía de veinte Estados: Chiapas, Chihuahua, Coahuila y Tejas, Durango, Guanajuato, México, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Puebla de los Ángeles, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz, Xalisco, Yucatán y los Zacatecas; seis Territorios: Aguascalientes (provisionalmente), el de la Alta California, el de la Baja California, el de Colima, el de Santa Fe de Nuevo México y el de Tlaxcala; y un Distrito Federal.

6.- El Primer Centralismo: 1835-1843

A partir del 12 de octubre de 1835 los Estados se llamaron Departamentos, y la división territorial prevaleció tal como estaba, excepto por el Distrito Federal, que desapareció: Había veinte Departamentos y seis Territorios.

El 2 de marzo de 1836 Texas proclamó su Independencia, la cual no fue aceptada por el gobierno mexicano y sin embargo, éste perdió toda autoridad en aquella provincia tras el 14 de mayo de 1836, cuando retiró de ella a su ejército. Así que, aunque legalmente Texas seguía perteneciendo a México, en realidad ya era independiente.

En Yucatán se proclamó el federalismo el 8 de febrero de 1840, en esta región se hizo causa común con la sublevación de Tejas y de hecho se separó de la obediencia al gobierno de la República, hasta que se reincorporó como departamento por el decreto del 15 de diciembre de 1843.

Recapitulando: Para el final de este periodo, el territorio mexicano se componía de veinte Departamentos: Chiapas  (con el Soconusco desde 1842), Chihuahua, Coahuila, Durango, Guanajuato, México, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Puebla de los Ángeles, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz, Xalisco, Yucatán y los Zacatecas y seis Territorios: Aguascalientes (provisionalmente), el de la Alta California, el de la Baja California, el de Colima, el de Santa Fe de Nuevo México y el de Tlaxcala.

7.- Segundo centralismo: 1843-1846

El primer centralismo tuvo vigencia hasta el 13 de junio de 1843, fecha en que se sancionaron las Bases de Organización Política de la República Mexicana que constituyeron la ley fundamental del segundo periodo del sistema centralista.

Con las Bases se dividió la República en 24 Departamentos. Los territorios se volvieron departamentos y el departamento de Coahuila y Texas se volvió lo que era de hecho para entonces: dos entidades distintas. Texas, se anexó a los Estados Unidos de América el 12 de abril de 1844, lo que fue aprobado por el Congreso de los Estados unidos de América el 1° de marzo de 1845.

Recapitulando: Durante este periodo, el territorio mexicano se componía de veinticuatro Departamentos: Aguascalientes, las Californias, Chiapas, Chihuahua, Coahuila, Durango, Guanajuato, México, Michoacán, Nuevo León, Nuevo México, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Texas (nominalmente), Veracruz, Xalisco, Yucatán y los Zacatecas.

8.- Segundo federalismo: 1846-1853

Cuando el país volvió al régimen federal, el decreto del 22 de agosto de 1846 convirtió a los Departamentos existentes en Estados, obedeciendo la Constitución de 1824 pero sin contrariar la división territorial del centralismo. El 21 de mayo de 1847 el Congreso Constituyente promulgó el “Acta Constitutiva y de Reformas de los Estados Unidos Mexicanos” cuya única innovación legal fue la creación del Estado de Guerrero, pero como no era definitiva, no puede contarse todavía a esa entidad en el número de los Estados, sino hasta el 27 de octubre de 1849, fecha en que se ratificó el proyecto de formar el Estado de Guerrero, que surge de territorios de Puebla, Michoacán y de México. El Acta legisló una división de carácter provisional, mientras se publicaba una nueva Constitución.

Este código declaró vigente el Acta Constitutiva de enero de 1824 y la Constitución de ese mismo año, aunque los reformaba. En este periodo nunca se erigió definitivamente el Territorio de Aguascalientes.

Desde su redacción, el Acta Constitutiva y de Reformas estableció que la condición de la ciudad de México como Distrito Federal era provisional, ya que había federalistas que deseaban que el Distrito Federal se trasladara a otra ciudad del país.

En este periodo se dio otro cambio territorial a partir de los Tratados de Guadalupe Hidalgo, firmados el 2 de febrero de 1848, con estos, Coahuila y Tamaulipas perdieron el territorio que se encontraban entre el río Bravo y los ríos Medina y Nueces, también México perdió Nuevo México y Alta California. Otro cambio sucedido en este periodo fue que Baja California se dividió en los Partidos Norte y Sur el 12 de abril de 1849.

Recapitulando: Para finalizar este periodo, la división de la República quedó con veintiún estados: Chiapas, Chihuahua, Coahuila (sin Texas), Durango, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, México, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora, Sinaloa, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán y Zacatecas; tres territorios: Baja Norte, Baja California Sur y Tlaxcala; y un Distrito Federal.

9.- Tercer  centralismo: 1853- 1856

Por decreto del 22 de abril de 1853, el presidente electo Antonio López de Santa Anna dio a la República como código fundamental las “Bases para la administración de la República hasta la promulgación de la Constitución”. Estas fueron un decreto dictado por el Ejecutivo en virtud de las facultades concedidas por el artículo 2° del Plan del día 6 de febrero de 1853.

Durante la vigencia de estas Bases se erigió el Territorio del Istmo de Tehuantepec (el 29 de mayo de 1853), el Territorio de la Isla del Carmen (el 16 de octubre de 1853), el Territorio de la Sierra Gorda (se crea el 1° de diciembre de 1853 y se señalan los límites el 7 de marzo de 1854, tenía su capital en San Luis de la Paz) y Aguascalientes se erige en Departamento. En este periodo el Distrito de Tuxpan, que pertenecía a Puebla, se añadió a Veracruz; además fue aprobado el Tratado de la Mesilla (20 de julio de 1854), que modificó los límites establecidos en el Tratado de Guadalupe Hidalgo y causó pérdida territorial para Sonora y por lo tanto, para la República.

El centralismo cayó de hecho con el Plan de Ayutla (1° de marzo de 1854), pero el código centralista subsistió hasta que el gobierno presidido por Ignacio Comonfort decretó el “Estatuto Orgánico Provisional de la República Mexicana”.

Recapitulando: Al finalizar este periodo había 22 Departamentos: Aguascalientes, Chiapas, Chihuahua, Coahuila, Durango, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, México, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora, Sinaloa, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán y Zacatecas; seis Territorios: Baja California, Colima, Isla del Carmen, Sierra Gorda, Tehuantepec y Tlaxcala; y un Distrito Federal.

Sin embargo, los liberales estaban luchando por el poder contra los conservadores, por lo que Santiago Vidaurri, con el pretexto de apoyar a Juárez contra los conservadores anexó Coahuila al Estado de Nuevo León mediante el decreto del 19 de febrero de 1856. aunque Juárez no reconoció ese acto, tuvo que ceder ante la necesidad de tropas.

10.- Periodo de transición 1856-1857

El Estatuto Orgánico Provisional tuvo vigencia del 15 de mayo de 1856 a la fecha en que se sancionó la Constitución de 1857. Este documento está tomado de la Constitución de 1824 y de las Bases Orgánicas de 1843. Aunque no adapta un sistema federal ni centralista, utiliza la palabra “estados” sin incluir los conceptos de soberanía e independencia que se concedían a estos. Por eso el historiador Edmundo O’Gorman menciona que “la designación de “estados” en el Estatuto orgánico no tiene el sentido que le corresponde legalmente a este término y debe entenderse como una expresión de preferencia en favor del sistema federal, pese a lo que en contra se dijo”.

El Estatuto tomó al Plan de Ayutla, con las reformas que se le hicieron en Acapulco, como la ley suprema y conservó la división centralista. Recapitulando: Al finalizar este periodo había 21 Estados: Aguascalientes, Chiapas, Chihuahua, Coahuila y Nuevo León, Durango, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, México, Michoacán, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora, Sinaloa, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán y Zacatecas; seis Territorios: Baja California, Colima, Isla del Carmen, Sierra Gorda, Tehuantepec y Tlaxcala; y un Distrito Federal.

Conclusión

La primera mitad del siglo XIX mexicano comienza en 1821, por lo que con rigor, habríamos de finalizar este análisis hasta 1871, pero como la Constitución de 1857  marca una continuidad casi ininterrumpida hasta 1917.

Para ver en general esos cambios, véase en este Blog, la entrada “Cambios en la división terrritorial mexicana a partir de la Constitución de 1857″ (http://difuhist1admorave.wordpress.com/2011/08/22/cambios-en-la-division-territorial-mexicana-a-partir-de-la-constitucion-de-1857/).

Bibliografía consultada:

O’Gorman, E. (1968), Historia de las divisiones territoriales de México, México, Porrúa.

Terrazas M. (1990) Hacia una nueva frontera. Baja California en los proyectos expansionistas norteamericanos, 1846- 1865. Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México, Álvaro Matute (editor), Ricardo Sánchez Flores (editor asociado), México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, v. 13, 1990, pp. 105-117. Disponible en http://www.iih.unam.mx/moderna/ehmc/ehmc13/168.html

Páginas:

http://encicloregia.monterrey.gob.mx/documentalia/decreto_que_contiene_la_fusion.html

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/c/c7/Negociaci%C3%B3n_de_la_frontera_M%C3%A9xico-EUA.svg

Autor: Gerardo Morales Jasso.

About these ads

Acerca de difuhist1admorave

Somos un grupo de jóvenes preocupados por que la historia sea difundida y enseñada sin que disminuya la calidad en el proceso. Existe una cantidad gigante de bibliografía especializada y de revistas científicas que permitirían adquirir un conocimiento bastante exacto de la historia del país y de América. Pero estos materiales son poco accesibles a la mayoría de la población. En este Blog plasmaremos síntesis y análisis de temas históricos que permitan profundizar los aprendizajes esperados que en la actualidad la SEP propone que los estudiantes aprendan. Empezaremos con la historia de México de 5° año de primaria.
Esta entrada fue publicada en Geografía histórica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s